Tanía Vargas dejó la corona augurando éxitos a su sucesora

9 abr.- La Miss El Alto 2011, Tania Vargas Salas, dejó la corona a sus sucesora Karem Lima, augurándole éxitos en el certamen de Miss La Paz.

A tiempo de agradecer la oportunidad de representar a la urbe alteña, la representante alteña expresó su satisfacción por haber sido parte del jurado y expresó que las representantes de El Alto deben dar lo mejor de ellas para competir con altura.

Tania Vargas, Miss El Alto 2011.Tania Vargas fue coronada la pasada gestión como Señorita La Paz, representado al departamento en el certamen de Miss Bolivia donde logró resaltar delante del resto de las concursantes.

“Me siento muy orgullosa, feliz y satisfecha de haber representado a esta linda ciudad, para mi esto fue una experiencia que nunca podré olvidar, ahora resta recomendar a mi sucesora que se esfuerce bastante para lograr el título de Miss La Paz”, dijo.

Tania Vargas Salas es modelo de profesión y fue su familia quien la animó a participar del certamen.

La entrevistada opinó que El Alto se caracteriza por ser una ciudad luchadora, combativa con gente trabajadora, que lucha por sacar adelante a esta urbe.

De la mujer alteña dijo ser una mujer muy trabajadora lucha día a día saca adelante a su familia siendo un ejemplo para el resto del país.

“Creo que ser una mujer inteligente además de linda, preparada tanto física como intelectualmente me llevó a obtener la corona de Señorita La Paz”, expresó.

Tania Vargas señaló que algo importante para ella es la educación, por lo cual apunta y recomienda a las autoridades mejorar esta área para que los niños y jóvenes tangan un buen futuro, lleguen a ser grandes profesionales y representantes del país.

Entre las experiencias que recabó en el certamen de Miss Bolivia, contó que fue impresionante compartir con las demás concursantes donde más que una disputa se forjó la amistad y el compañerismo, aunque no negó que hubo algunos inconvenientes por el factor económico sobre todo.

“Durante la etapa de preparación me he sentido un poco sola y sin apoyo por la distancia porque mis padres no pudieron acompañarme, a comparación de las otras concursantes que estaban junto a sus padres, hermanos y amigos, pero lo importante e inolvidable ha sido llegar a participar de un concurso tan importante”, expresó.

“Finalmente quiero agradecer a Dios, a mis padres y a mis hermanos, quienes siempre me han alentado. Mi padre me ha recomendado que siempre piense en llegar más lejos profesionalmente porque la belleza es pasajera”, acotó.(EL DIARIO)