Satélite Túpac Katari en elecciones generales 2014

La Paz, 12 oct.- Bolivia celebraba el domingo una nueva fiesta democrática con los comicios generales, actividad que, en esta ocasión, será acompañada, por primera vez con tecnología moderna, gracias a las operaciones del Satélite de Comunicaciones Túpac Katari (TKSAT-1), herramienta que hace 10 meses lanzó al espacio al país andino amazónico.

Por primera vez, Bolivia echará mano de un recurso tal como el satélite, suspendido a 36.000 km de la faz de la Tierra, en el anillo satelital.

Menos de 6,3 millones de bolivianos en Bolivia y 33 país de Asia, Africa, Europa y América se han volcado este domingo a las urnas en el octavo proceso electoral desde restaurada la democracia boliviana en 1982.

Para el director de la Agencia Boliviana Espacial (ABE), Iván Zambrana, el TKSAT-1 será un gran aporte para esa actividad democrática, porque permitirá a las televisoras públicas y privadas, transmisiones en vivo de ese nuevo proceso electoral.

"El satélite está aportando en este día electoral fundamentalmente con dos aplicaciones, la primera las trasmisiones en vivo de varios canales de televisión públicos y privados que van hacer uso del satélite para hacer transmisiones tanto del interior como del exterior del país", dijo en contacto con la ABI.

Destacó que esa herramienta tecnológica potencie la telefonía móvil del área rural, ya que el TKST-1 alcanza a regiones donde la transmisión terrestre es impedida por las características geográficas y distancia.

El TKSAT-1 fue lanzado al espacio el 20 de diciembre de 2013. Orbita en la línea del Ecuador, y tiene una capacidad de hasta 1.232 MegaHertz (unidad de medida de ondas electromagnéticas en telecomunicaciones).

El Director de la ABE reveló que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) no solicitó los servicios del satélite, sin embargo -dijo- que "aun implementando la tecnología convencional para el conteo de votos el satélite va a llevar a que los datos lleguen de los recintos ubicados en áreas rurales con mayor rapidez y exactitud".

"Sabemos que ellos (el TSE) están trabajando en la modernización de los métodos de cómputo y quizá nos den una sorpresa para las próximas elecciones usando tecnología moderna para conocer los resultados mucho más ahora", indicó.

Según información oficial, a la fecha 15 empresas nacionales utilizan el 65% de la capacidad del TKSAT-1 desde que empezó a operar comercialmente el 1 de abril pasado.

El TKSAT-1, que es controlado desde dos estaciones ubicadas en Santa Cruz y El Alto, demandó una inversión de superior a los 300 millones de dólares, monto que prevé será cubierto en 14 años. (ABI)

El satélite Túpac Katari en las elecciones bolivianas

Por Vladimir Chapi